miércoles, 27 de agosto de 2014

La mejor imagen obtenida de una fusión de galaxias en el universo lejano

La mejor imagen obtenida de una fusión de galaxias en el universo lejano
Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) y muchos otros telescopios en tierra y en el espacio, un equipo internacional de astrónomos ha obtenido la mejor imagen de una colisión que tuvo lugar entre dos galaxias cuando el universo tenía sólo la mitad de su edad actual. Se sirvieron de una lupa del tamaño de una galaxia para revelar detalles de otro modo invisibles. Estos nuevos estudios de la galaxia H-ATLAS J142935.3-002836 han demostrado que este objeto, complejo y distante, es parecido a una conocida colisión de la galaxia local, las Galaxias Antena.

El famoso detective de ficción Sherlock Holmes utilizaba una lupa para revelar evidencias apenas visibles, pero importantes. Los astrónomos están ahora combinando el poder de muchos telescopios basados en tierra y en el espacio con una forma infinitamente más grande de lente cósmica para estudiar un caso de vigorosa formación estelar en el universo temprano.

"Mientras los astrónomos a menudo se ven limitados por la potencia de sus telescopios, en algunos casos nuestra capacidad para ver el detalle es enormemente mejorada por lentes naturales, creadas por el universo", explica el autor principal, Hugo Messias, de la Universidad de Concepción (Chile) y el Centro de Astronomía y Astrofísica da Universidad de Lisboa (Portugal). "Einstein predijo en su teoría de la relatividad general que, dada la suficiente masa, la luz no viaja en línea recta, sino que se dobla de forma similar a la luz refractada por una lente normal".

Estas lentes cósmicas son creadas por enormes estructuras como galaxias y cúmulos de galaxias, que desvían la luz de los objetos que hay detrás de ellos debido a su fuerte gravedad — un efecto denominado de lente gravitacional o gravitatoria. Las propiedades de este efecto lupa permiten a los astrónomos estudiar objetos que no serían visibles de otro modo y comparar directamente las galaxias locales con otras mucho más remotas, vistas cuando el universo era considerablemente más joven.

Pero para que estas lentes gravitacionales funcionen, la galaxia que hace de lente y la que se encuentra detrás, alejada, deben estar alineadas de un modo muy preciso.

"Estas alineaciones casuales son muy raras y tienden a ser difíciles de identificar", añade Hugo Messias, "pero estudios recientes han demostrado que mediante la observación en longitudes de onda del infrarrojo lejano y el rango milimétrico, podemos encontrar estos casos de una forma mucho más eficiente".

H-ATLAS J142935.3-002836 (o simplemente H1429-0028 para abreviar) es una de estas fuentes y fue encontrada en el sondeo Herschel Astrophysical Terahertz Large Area Survey (H-ATLAS). Aunque muy débil en las imágenes de luz visible, es una de las lentes gravitatorias más brillantes del infrarrojo lejano encontrado hasta el momento, aunque lo estamos viendo en un momento en el que el universo tenía sólo la mitad de su edad actual.

Sondear este objeto estaba en el límite de lo posible, por lo que el equipo internacional de astrónomos comenzó una extensa campaña de seguimiento con los telescopios más potentes — tanto en tierra como en el espacio — incluyendo el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, ALMA, el Observatorio Keck, el conjunto Karl Jansky Very Large Array (JVLA) y otros. Los diferentes telescopios proporcionaron diferentes puntos de vista, que se combinaron para obtener la mejor imagen de este inusual objeto.

Las imágenes de Hubble y Keck revelaron un detallado anillo de luz gravitacionalmente inducido alrededor de la galaxia del frente. Estas imágenes de alta resolución también demostraron que la galaxia que ejercía de lente es una galaxia con el disco de canto — similar a nuestra galaxia, la Vía Láctea — que oscurece partes de la luz del fondo debido a las grandes nubes de polvo que contiene.

Pero este oscurecimiento no es un problema para ALMA y JVLA, puesto que estas dos instalaciones observan el cielo en longitudes de onda más largas, que no se ven afectadas por el polvo. Combinando los datos, el equipo descubrió que el sistema de fondo era en realidad una colisión que está teniendo lugar entre dos galaxias. Desde ese momento, ALMA y JVLA empezaron a jugar un papel clave en la caracterización de este objeto.

En particular, ALMA trazó el monóxido de carbono, que permite hacer estudios detallados de los mecanismos de formación de estrellas en las galaxias. Las observaciones de ALMA también permitieron medir el movimiento del material en el objeto más distante. Esto fue esencial para demostrar que el objeto que se observa a través de la lente es, de hecho, una colisión galáctica en curso que da lugar a cientos de nuevas estrellas cada año, y que una de las galaxias del choque aún muestra signos de rotación, una indicación de que era una galaxia de disco justo antes de este encuentro.

El sistema de estas dos galaxias en colisión se asemeja a un objeto que está mucho más cerca de nosotros: las Galaxias Antena. Se trata de una espectacular colisión entre dos galaxias que se cree que han tenido una estructura de disco en el pasado. Mientras que el sistema de las Antenas está formando estrellas a un ritmo de sólo unas pocas decenas de la masa de nuestro Sol cada año, en el mismo tiempo H1429-0028 convierte una masa de gas de más de 400 veces la masa del Sol en nuevas estrellas.

Rob Ivison, Director de Ciencia de ESO y coautor del nuevo estudio, concluye: "ALMA nos ha permitido resolver este dilema porque nos ha proporcionado información sobre la velocidad del gas en las galaxias, lo que hace posible distinguir los diversos componentes, revelando la firma clásica de una fusión de galaxias. Este hermoso estudio capta una fusión galaxia en plena acción, justo en el momento en el que desencadena un estallido extremo de formación estelar".

Loading player...


ESO

Read more...

sábado, 23 de agosto de 2014

Una posible huella de las primeras estrellas del universo

Una posible huella de las primeras estrellas del universo
Investigadores japoneses pueden haber encontrado el rastro de una población estelar hipotética conocida como población III, las primeras estrellas del universo. La teoría predecía que esta primera generación estelar estaría formada por estrellas gigantes, con masas cientos de veces la del Sol, que habrían colapsado en supernovas particularmente violentas.

Ahora un equipo de científicos liderados desde el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) informa en Science que una estrella en principio muy pobre en metales conocida como SDSS J0018-0939, probablemente fue enriquecida con elementos como el hierro por una supernova de este tipo, por lo que lleva la huella impresa de una población estelar III. Así lo revelan los datos recogidos del Sloan Digital Sky Survey de EE UU y el telescopio japonés Subaru.

En la imagen se muestra como las estrellas masivas y luminosas de primera generación del universo podrían formar un grupo o clúster. Entre ellas, las más masivas, con más de cien veces la masa del Sol, podrían explotar y expulsar material que incluiría elementos pesados​​, especialmente el hierro.

Read more...

viernes, 22 de agosto de 2014

La NASA crea un nuevo mapa de Tritón a partir de imágenes del Voyager 2 de 1989

La NASA crea un nuevo mapa de Tritón a partir de imágenes del Voyager 2 de 1989
La Agencia Espacial Norteamericana (NASA) ha utilizado imágenes de Tritón recogidas por la sonda espacial Voyager 2 el 25 de agosto de 1989 para crear un nuevo mapa de esta luna de Neptuno.

El organismo explica que la grabación del verano de ese año, que supuso el "primer vistazo" de Neptuno y su luna Tritón para la humanidad, ha sido recuperada ahora y aprovechada para confeccionar un mapa del satélite del planeta así como una película que recrea el "histórico" viaje del Voyager 2.

El documento, que ha sido elaborado por el investigador del Instituto Lunar y Planetario de Houston, Paul Schenk, cuenta con una resolución de 600 metros por píxel y una mayor precisión en la localización de sus puntos más destacados al haber sido eliminada parte de la borrosidad provocada por la cámara del Voyager 2. Además, sus colores han sido tratados y realzados, aunque siguen siendo una aproximación "cercana" a las tonalidades naturales de Tritón.

Este mapa ha sido elaborado en previsión del encuentro "en poco menos de un año" de la misión espacial no tripulada New Horizons con Plutón, según la NASA, que indica que, aunque uno es la luna de un planeta y el otro un planeta enano, ambos comparten el origen común de haber nacido en el sistema solar exterior. En ese sentido, Plutón y Tritón muestran una serie de rasgos compartidos: aunque Tritón tiene un tamaño ligeramente superior, ambos cuentan con una densidad interna y composición mineralógica muy parecida. Además, la superficie de los dos cuerpos contiene los mismos materiales volátiles en estado de congelación así como sustancias como el monóxido de carbono, dióxido de carbono y metano, entre otros.

Por ello, la NASA afirma que la expedición a Plutón permitirá desarrollar una comparación entre ambos cuerpos y las "historias divergentes" que han dado forma a sus superficies y comprobar si, como en Tritón, se encuentran en el planeta enano penachos atmosféricos que lo incluirían dentro del grupo de los cuerpos más activos en el sistema solar exterior.


EUROPA PRESS

Read more...

Las profundidades de Marte

Las profundidades de Marte. Cráteres en Hellas Basin. ESA
Sumida en las tierras altas del sur de Marte se encuentra Hellas Planitia, una de las mayores cuencas de impacto del Sistema Solar, con un diámetro de 2.300 kilómetros y más de 7 Km de profundidad.

Se piensa que esta imponente depresión tiene una antigüedad de entre 3.800 y 4.100 millones de años, y que se formó tras el impacto de un gran asteroide. Con el paso del tiempo, Hellas ha sufrido los efectos de la erosión del viento, el hielo, el agua y la actividad volcánica.

El fondo de esta gran cuenca está salpicado de cráteres de impacto más recientes, dos de los cuales ocupan el centro de esta imagen, tomada por la Cámara Estéreo de Alta Resolución de la sonda Mars Express de la ESA el 17 de diciembre de 2013. La resolución espacial es de 15 metros por píxel.

Estos dos cráteres se encuentran en la parte más profunda y más occidental de Hellas, y normalmente no se pueden observar con tanta claridad, ya que el fondo de la cuenca suele estar cubierto por nubes de polvo. De hecho, toda esta región parece estar sepultada bajo una espesa capa de polvo.

El mayor de los dos cráteres tiene unos 25 kilómetros de diámetro. En esta imagen se puede apreciar un flujo de materia que discurre desde la esquina superior izquierda de la fotografía hasta desembocar dentro del cráter. Observando con atención el área que rodea al montículo redondeado de su interior se pueden distinguir interesantes texturas resultado de este flujo.

El flujo también ha dejado su huella fuera de los cráteres, y en especial en la parte superior izquierda del centro de la imagen. Las marcas en el terreno indican que la materia fluyó desde el borde del cráter más grande hasta el interior del pequeño cráter situado a su izquierda.

La morfología de muchas de las formaciones en Hellas Planitia podrían ser el resultado de la acción del hielo y de los glaciares.

Por ejemplo, en primer plano y alrededor del borde del cráter se puede distinguir un patrón poligonal en el terreno asociado con la presencia de agua; esta textura aparece cuando un terreno húmedo y poroso se congela.

En las zonas más profundas de la cuenca la presión atmosférica es un 89% superior a su valor en la superficie de Marte, por lo que esta región todavía podría presentar condiciones favorables para la presencia de agua. Las imágenes radar tomadas por la sonda MRO de la NASA sugieren que algunos de los cráteres de Hellas podrían albergar glaciares de varios cientos de metros de espesor, ocultos bajo espesas capas de polvo.

ESA

Read more...

Hubble capta la galaxia de lupa cósmica más lejana

Hubble capta la galaxia de lupa cósmica más lejana
Los astrónomos que usan el Telescopio Espacial Hubble han descubierto inesperadamente la galaxia más distante que actúa como una lupa cósmica. Vista como parecía hace 9.600 millones de años, esta galaxia elíptica monstruo supera al anterior poseedor del récord en 200 millones de años.

Estas galaxias "lentes gravitacionales" son tan masivas que su gravedad curva, aumenta, y distorsiona la luz de objetos detrás de ella, un fenómeno conocido como lente gravitacional. Encontrar una en una pequeña área del cielo es tan rara que normalmente tendría que estudiar una región cientos de veces más grande para encontrar sólo una, informa la NASA.

El objetivo detrás de la lente cósmica es una pequeña galaxia espiral sometida a un rápido estallido de formación estelar. Su luz ha tardado 10.700 millones años en llegar aquí y esta alineación a una gran distancia de la Tierra es un hallazgo raro. La localización de más de estas galaxias distantes de lente ofrecerá una idea de cómo las galaxias jóvenes en el universo temprano se convirtieron en las masivas galaxias dominadas por la materia oscura de la actualidad. La materia oscura no puede verse, pero conforma la mayor parte de la materia del universo.

"Cuando nos fijamos hace más de 9.000 millones de años, en los inicios del universo, no esperas encontrar este tipo de galaxia lente en absoluto", explicó el investigador principal Kim-Vy Tran de la Texas A & M University en College Station. Los miembros del equipo Kenneth Wong y Sherry Suyu, de la Academia Instituto Sínica de Astronomía y Astrofísica (ASIAA) en Taipei, Taiwán, utilizaron la lente gravitacional para medir la masa total de la galaxia gigante, incluida la cantidad de materia oscura, calibrando la intensidad de sus efectos de lente en la luz de la galaxia de fondo.

La galaxia en primer plano gigante pesa 180.000 millones de veces más que nuestro sol y es una galaxia masiva para su época. Es también uno de los miembros más brillantes de un distante cúmulo de galaxias, llamado IRC 0218. La galaxia más lejana es demasiado pequeña y alejada para que el Hubble determine su estructura. Por lo tanto, los miembros del equipo analizaron la distribución de la luz en el objeto para inferir su forma de espiral.

Las imágenes del Hubble también revelaron al menos una región compacta brillante cerca del centro. El equipo sospecha que la región brillante se debe a una oleada de formación estelar y está compuesto probablemente de gas hidrógeno caliente calentado por las estrellas masivas jóvenes. El estudio se publicó en The Astrophysical Journal Letters.

EUROPA PRESS

Read more...

jueves, 21 de agosto de 2014

Espectacular paisaje de formación estelar

Espectacular paisaje de formación estelar
Esta imagen, captada por el Wide Field Imager (WFI) emplazado en el Observatorio La Silla de ESO en Chile, muestra dos regiones de intensa formación estelar en la zona sur de la Vía Láctea. La primera, a la izquierda de la fotografía, se encuentra dominada por el cúmulo estelar NGC 3603, situado a 20.000 años luz de distancia, en el brazo espiral de Carina-Sagitario en nuestra galaxia, la Vía Láctea. El segundo objeto, a la derecha, es una acumulación de nubes de gas resplandeciente conocido como NGC 3576, ubicado a tan sólo la mitad de distancia de la Tierra.

El NGC 3603 es un cúmulo estelar extremadamente brillante, conocido por tener la mayor concentración de estrellas masivas descubiertas hasta ahora en nuestra galaxia. En la parte central se puede observar un sistema estelar múltiple Wolf–Rayet, conocido como HD 97950. Las estrellas Wolf-Rayet se encuentran en una avanzada fase de evolución estelar, con dimensiones que comienzan en unas 20 veces la masa del Sol. Sin embargo, a pesar de su gran magnitud, las estrellas Wolf–Rayet se desprenden de una cantidad considerable de su materia, debido a la acción de intensos vientos estelares que expulsan el material de su superficie hacia el espacio a siete millones de kilómetros por hora, una pérdida de peso de proporciones cósmicas.

El NGC 3603 se localiza en una zona de formación estelar muy activa. Las estrellas nacen en regiones oscuras y polvorientas del espacio, en su mayoría fuera del alcance de la vista. Pero a medida que las jóvenes estrellas comienzan gradualmente a brillar y logran disipar las capas de material que las rodea, se hacen visibles y crean nubes con un intenso resplandor en la materia circundante conocidas como regiones HII. Las regiones HII se iluminan debido a la interacción de la radiación ultravioleta emitida por las jóvenes y brillantes estrellas, las que se encuentran a altas temperaturas, con las nubes de gas de hidrógeno. Estas regiones pueden medir varios cientos de años-luz de diámetro, y la que rodea al NGC 3603 se distingue por ser la más masiva en nuestra galaxia.

El cúmulo fue observado por primera vez por John Herschel, el 14 de marzo de 1834, durante su expedición de tres años dedicada al estudio sistemático de los cielos australes cercanos a Ciudad del Cabo. El mismo lo describió como un objeto notable y pensó que podría haberse tratado de un cúmulo globular. Estudios posteriores mostraron que no era un antiguo sistema globular, sino un joven cúmulo abierto, uno de los más abundantes conocidos a la fecha.

El NGC 3576, a la derecha de la imagen, también se sitúa en el brazo espiral de Carina-Sagitario de la Vía Láctea. Pero se encuentra sólo a unos 9.000 años luz de la Tierra (mucho más cerca que el NGC 3603, sin embargo, se pueden apreciar uno al lado del otro en el cielo).

El NGC 3576 se destaca por la presencia de dos grandes objetos curvos que se asemejan a los ensortijados cuernos de un carnero. Estos extraños filamentos son el resultado de los vientos estelares provenientes de las calientes y jóvenes estrellas en las regiones centrales de la nebulosa, que han arrastrado el polvo y el gas hacia el exterior a lo largo de un centenar de años-luz. Dos oscuras siluetas conocidas como glóbulos de Bok también se pueden apreciar en este vasto complejo de nebulosas. Estas nubes negras cercanas a la parte superior de la nebulosa ofrecen además sitios potenciales para la futura formación de nuevas estrellas.

El NGC 3576 también fue descubierto por John Herschel en 1834, haciendo de este un año particularmente productivo y visualmente gratificante para el astrónomo inglés.

Loading player...

ESO

Read more...

Compartelo

Esta aplicación funciona cuando accedes a un articulo. Puedes enviarlo a Social Web, como post a un blog o bien por email a varios amigos.

Suscribir por email

Indica tu email:

Ofrecido por FeedBurner

Datos personales

Canal Youtube de Paco Gil

Loading...

Mis blogs

CC 2.5 Foto Blog de Ciencia Photoblog III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP